Las salidas permitidas de una hora nos están dando un pequeño respiro y un “chute” de energía.

Los y las peques de la casa necesitan reducir el nivel de alerta de su sistema nervioso a causa de la situación que estamos viviendo. Hace unos días compartimos una reflexión publicada en la web. Hablábamos del nivel de alerta y de cómo poder ayudarles estimulando los sentidos más primarios.

Hoy vamos a dedicar esta publicación para hablar “un poco” del sentido propioceptivo, que informa al organismo de la posición de los músculos y es la capacidad de sentir la posición relativa de partes corporales contiguas.

Para ello os propongo realizar masajes corporales con cierta presión: brazos, piernas, tronco, manos, pies, dedos… Ayudamos a regular el nivel de alerta y como consecuencia a la regulación emocional.

Buscad un espacio tranquilo y disfrutad del momento.